Consumo de agua y alimento húmedo del gato

El gato y su alimentación

El gato, es carnívoro estricto y en su vida salvaje, ha evolucionado alimentándose de pequeñas presas a lo largo del día. El felino, tiene unas necesidades nutricionales diferentes a otros animales. Al comer sus presas, básicamente no necesitaban tener ciertas vías metabólicas, ni ciertos hábitos tan marcados como puede ser el de bebida (las presas contienen un alto porcentaje de agua), por lo que los gatos no necesitaban beber tanta agua.

Todo esto se ha ido perdiendo en el gato indoor.  Y por eso es tan importante, tener en cuenta que el gato precisa otro tipo de atención.

El uso exclusivo de dietas secas, tipo croquetas, no cubre sus necesidades de agua diaria (a diferencia de las presas vivas en su vida salvaje), por lo que es clave fomentar el hábito de bebida y ofrecerles alimentos húmedos para gatos. No se recomienda dar latas de atún en conserva que no sean destinados para gatos,  ni leche, ya que ambos alimentos pueden provocarles problemas de salud.

Numerosos estudios apuntan a que el menor hábito de bebida de los gatos, sumado al abuso de ciertas dietas secas, contribuye a la alta incidencia de formación de cristales en el sistema urinario (tanto en riñones como en vejiga).

Además, requieren en su  alimentación diaria, taurina y vitamina A.


Sistema urinario del gato

Los cristales en el sistema urinario pueden, dificultar la eliminación de la orina, provocar frecuente micción o micción en lugares inapropiados, generar orina turbia o con sangre (hematuria) o incluso incrementar la frecuencia de infecciones en vejiga.

Siempre que veamos alguno de estos signos en nuestro gato, junto con un comportamiento extraño, es clave llevarlo rápidamente al veterinario porque podría derivar en una obstrucción urinaria (que conlleva una intoxicación por urea y la muerte en 2-3 días).

Otros factores que parecen influir negativamente, además de la inadecuada alimentación, son las infecciones de orina recurrentes, la falta de ejercicio y juego, la deficiencia de vitamina B6, un exceso de sodio en la dieta, unos niveles de calcio en sangre elevados (asociados a patologías como las neoplasias, el hiperparatiroidismo o idiopático, es decir, sin causa conocida), un problema en la circulación hepática (shunts).

Mix-feeding en gatos

Una manera sencilla y frecuente de equilibrar su dieta sería ofreciendo lo que se conoce como mix-feeding (combinar alimento seco y húmedo a lo largo del día), pero siempre asegurándonos que ambos tipos de alimentos son, a ser posible, recetas elaboradas cuidadosamente, con ingredientes naturales y  nutrientes biodisponibles.

La importancia del agua en los gatos

No debemos olvidar que los gatos son animales con sentidos muy desarrollados, capaces de detectar estímulos insignificantes (también en el agua que beben). Así que aconsejamos  usar recipientes siempre limpios para agua que no acumulen olores ni sabores. A ser posible recipientes de vidrio, cerámicos o de acero inoxidable (evitar los de plástico). También es aconsejable tener el recipiente muy alejado de la caja de arena, tener separados los recipientes de agua y comida, para que el agua no se contamine con aromas; o caigan croquetas o parte del alimento húmedo. Debemos colocar en casa distintos cuencos de agua para que la tenga disponible en distintas ubicaciones. En ocasiones, un cambio de tipo de agua puede ayudar (pasar de grifo a mineral o filtrada). Son muy recomendables usar fuentes de agua con motor.

¿Cuánta agua debería consumir mi gato?

Tu gato debería consumir unos 30 a 40 ml por kilogramo de peso vivo.

Agradecidas de que difundas

Deja un comentario





cuatro + 20 =

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.